All fields are required.

Close Appointment form

Blefaroplastia de los párpados superiores

  • Home
  • Blefaroplastia de los párpados superiores
Blefaroplastia de los párpados superiores
icon
Blefaroplastia de los párpados superiores

Las anomalías estéticas de los párpados superiores pueden producir un aspecto cansado o triste de la cara, así como de la mirada, acentuado con el paso de los años. Al avanzar la edad, la piel de los párpados superiores se relaja y arruga. El exceso de piel, con aspecto descolgado, forma un pliegue cutáneo que cae progresivamente, ocultando el propio párpado y pudiendo llegar a alcanzar la línea de las pestañas. A menudo se forman también abultamientos de grasa, denominados “bolsas”, en la parte interna de los párpados superiores. La repercusión de estas anomalías es principalmente estética, aunque en casos con un exceso y caída de la piel severos puede haber también una repercusión funcional, al reducirse el campo visual.

La blefaroplastia de los párpados superiores es una intervención quirúrgica cuyo objetivo es la corrección de dichas anomalías. Consiste en la extirpación del exceso de piel, que suele incluir algún exceso de músculo orbicular subyacente, a través de incisiones que siguen las líneas y pliegues naturales de los párpados. Tras la eliminación del pliegue cutáneo y del exceso muscular, se extirpa también, en caso necesario, la bolsa de grasa interna. Las incisiones se cierran mediante suturas muy finas que se retiran a los pocos días. La cicatriz resultante prácticamente no se ve, al ser muy fina y quedar camuflada en el surco del párpado superior.

                                                                       Blefaroplastia

En la blefaroplastia de los párpados superiores se pueden emplear otras técnicas adicionales para corregir anomalías asociadas de la región orbitaria, tales como patas de gallo, arrugas del entrecejo o caída de las cejas. En los casos adecuados es posible llevar a cabo dichos procedimientos adicionales desde las incisiones realizadas en los párpados superiores, evitando así incisiones añadidas. También puede mejorarse la orientación de los ángulos externos de los párpados mediante modificaciones técnicas de la blefaroplastia (cantopexia).

La blefaroplastia superior se puede realizar de forma aislada, o bien combinada con la blefaroplastia de los párpados inferiores, cuando éstos presentan anomalías tales como exceso de piel y bolsas de grasa. La blefaroplastia superior se realiza habitualmente con anestesia local, de forma ambulatoria, y suele durar alrededor de una hora. Tras la intervención es normal que se produzca algún grado de inflamación y desarrollo de moratones en los párpados, que desaparecerán progresivamente en el curso de una semana. Las molestias son de corta duración, controlables mediante la aplicación de frío local durante las primeras 48 horas, analgésicos adecuados y otras medidas. La inflamación y moratones iniciales pueden disimularse con gafas de sol. Las suturas se retiran a los pocos días de la intervención. La recuperación suele ser rápida. La actividad laboral sedentaria puede reanudarse en pocos días, mientras que actividades laborales o deportivas intensas deben demorarse más tiempo.

El objetivo de la blefaroplastia de los párpados superiores es lograr un rejuvenecimiento natural de éstos, proporcionando a la mirada un aspecto más despejado, saludable y juvenil. 

Blefaroplastia

  • Comparte en